Microorganismos EficacesTM

 

Usos del EMTM

Aplicaciones en Agricultura

Volver a Usos

El EM™ como inoculante microbiano, restablece el equilibrio microbiológico del suelo, mejorando sus condiciones físico-químicas, e incrementando la producción de los cultivos. Además, promueve una agricultura y medio ambiente más sostenibles a través de la conservación de los recursos naturales.

Entre los efectos del EM™en el desarrollo de los cultivos se encuentran:

logo_que_e2sEn semilleros

Aumenta la velocidad y porcentaje de germinación de las semillas, por su efecto hormonal, similar al del ácido giberélico.
Aumenta el vigor y crecimiento del tallo y raíces, desde la germinación hasta la emergencia de las plántulas, por su efecto como rizobacterias promotoras del crecimiento vegetal.
Incrementa las probabilidades de supervivencia de las plántulas.

logo_que_e2sEn las plantas

Genera un mecanismo de supresión de insectos y enfermedades en las plantas, ya que puede inducir la resistencia sistémica de los cultivos a enfermedades.
Consume los exudados de raíces, hojas, flores y frutos, evitando la propagación de organismos patógenos y desarrollo de enfermedades.
Incrementa el crecimiento, calidad y productividad de los cultivos.
Promueve la floración, fructificación y maduración, por sus efectos hormonales en zonas meristemáticas.
Incrementa la capacidad fotosintética por medio de un mayor desarrollo foliar.

logo_que_e2sEn los suelos

Los efectos de los microorganismos en el suelo, están enmarcados en el mejoramiento de las características físicas, químicas, biológicas y supresión de enfermedades.

Entre sus efectos destacan:

En las condiciones físicas del suelo: Mejora la estructura y agregación de las partículas del suelo, reduce su compactación, incrementa los espacios porosos y mejora la infiltración del agua. Disminuye la frecuencia de riego, ya que incrementa la capacidad de los suelos para absorber el agua de lluvia, evitando a su vez la erosión por arrastre de partículas.

En las condiciones químicas del suelo: Mejora la disponibilidad de nutrientes en el suelo, solubilizándolos, separando las moléculas que los mantienen fijos, dejando los elementos disgregados en forma simple para facilitar su absorción por el sistema radical.

Efectos en la microbiología del suelo: Suprime o controla las poblaciones de microorganismos patógenos que se desarrollan en el suelo, por competencia. Incrementa la biodiversidad microbiana, generando las condiciones necesarias para que los microorganismos benéficos nativos prosperen.

Usos del EMUsos del EMUsos del EM